Saltos de rana

Publicado en por marcelo



La idea de conocimiento se traslada a traves de diferentes tiempos y formas. Una figura creada 
que  viste trajes de etiquetas segun la ocasion. 
Es un modelo oportuno que reglamenta en el modo imperativo del lenguaje, como deslizarce en una tabla de surf. Tambien como hacer chorizos furtivos en un balcon del microcentro de Bs As.. 

Todo cabe en el frasco del conocimiento. Mentir es una habilidad que requiere de 
conocimiento, decir la verdad tambien. Ni hablar de la autoridad, robar o no cometer los pecados que 
forman parte de los mandamientos que nos enseña la religión. Jugar a las escondidas, celebrar las 
fechas patrias y tradiciones. Hasta la revelación de la virgen es todo un hecho que reviste el traje 
de conocimiento, planchado y almidonado por las curias eclesiasticas.

Toda información es conocimiento. 
Pero como en todas las epocas y galaxias, existen otros conocimientos con personalidad egocentrica 
que se dicen asimismo: conocimientos de mayor validez. Son aquellos que estan por encima y visten de formal, 
metodos y temporal autoridad paradigmatica. Pueden regenerarse y dudar sobre si mismos, oponerse a sus 
ancestros y deshacer conceptos semejantes a realidad. 

La idea de conocimiento precisa ser o no ser. Segun ellos: a veces pueden tener correlato 
con el mundo concreto, en la cual lucen unas boinas de pura lana empirica, o seguir siendo simplemente una estrella del cielo abstracto, ubicada en la constelacion formal.
En fin y tan amplio es este tema en esencia, que podemos presumir para concluir, que lo bueno del conocimiento es que puede ser incorporado por cualquiera, y lo malo es eso mismo.
Marcelo Marchini
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post